Mientras caminas, una sombra gris
sigue tus pasos, y al mirarla vuela
como una ráfaga de viento frío
por tu columna.

Sientes su esencia musical de flauta,
piedra tallada en la memoria frágil,
pero la sombra no es tu amiga fiel,
es un reflejo.

Doblan campanas en el pueblo, tristes;
sabes que algún día te irás cantando,
ángel guardián que lucha y sangra sangre,
llega tu muerte.

Alas abiertas serán tus plegarias nocturnas del alma,
pues el recuerdo de haber caminado te hará libre al menos.
JAGG

0 comentarios:

Publicar un comentario