Soneto

Un soneto de mi cosecha.

Abrupto de la voz áspera flato
que acompaña la dulce melodía
de un pedo con olor a sinfonía,
en desaparecer tarda un buen rato.

Mientras, de excitación, el aparato
digestivo descarga trinos fría-
-mente, vómitos rápidos, se lía
igual que los cordones de un zapato.

Una fuga de pus a cuatro voces
en corcheas, esmegma para flauta
y tamboril; salid, costras feroces,

de vuestro pentagrama con lid incauta.
El motete isorrítmico y su talea
me producen placer —y diarrea—.

JAGG

La risa de Demócrito

Hoy me apetece esto: La risa de Demócrito, conferencia ofrecida por el filósofo francés Michel Onfray.