Respuesta a Juan María Gómez (Blog A Piacere)

Recientemente he leído una interesante reflexión escrita por el compañero Juan María Gómez (Juanma a partir de ahora) en su blog sobre la música popular. Bajo mi punto de vista, entrando de lleno en el debate y en la reflexión, la función —o funciones— realizada por la música popular de la que habla Juanma, en la actualidad esa función la hacen fundamentalmente la música pop y la música rock —las cuales son también populares—. Es difícil imaginar actualmente música popular del tipo danzas con vestidos regionales característicos, al menos en occidente, o bien todavía puede existir en algunos pueblos, sin embargo en muchos casos se trata más bien de un espectáculo de muestra a un público que de una música encuadrada dentro de una función y de un contexto originales. Como muchos asuntos en la vida, esto puede tener aspectos positivos y negativos. Podemos escuchar y conocer un variado repertorio musical gracias a este fenómeno consistente en despojar a la música de su función original o principal y mostrarla como mero espectáculo/entretenimiento. Además sucede en muchas ocasiones que estos espectáculos van acompañados de datos históricos, musicales incluso, que pueden darnos una información más completa. Si lo pensamos bien, este proceso también ocurre en la denominada música culta (podemos discutir si existe una “música culta” y una “música inculta”).
Hasta el momento he señalado algunos aspectos positivos, ahora es el turno de los negativos. Para mí, una de las causas —no la única desde luego— de la situación en la que se encuentran una parte de la música popular se debe al llamado proceso de globalización, que no solamente se ha manifestado en la economía. La denominada globalización ha supuesto el predominio, la hegemonía y la imposición —por qué no decirlo claramente— de los valores occidentales al resto del mundo; valores estéticos musicales para mayor precisión en este caso concreto. Los valores estéticos musicales de la globalización son la música pop y la música rock, las cuales son también músicas populares al servicio de una ideología determinada, y las cuales cumplen su función, de la misma forma que otras músicas realizaban sus funciones en épocas pasadas. En toda estética subyace una ideología, sea la que sea. Personalmente no creo en el arte aséptico y neutral.

3 comentarios:

Juan María Gómez Márquez

Muy buenas, después de leer las reflexiones de Antonio, y ahora esta tuya, la verdad es que no me queda mucho que añadir, aunque la verdad es que yo no acabo de considerar música "popular" el rock o el pop, porque para mí son más bien productos al servicio del mercado. Quizás mi concepto de "música popular" está ya anclado en el pasado, la música que sale del pueblo, sin autor conocido, o como si su autor fuera una colectividad. Para mí eso no es lo mismo que una música "impuesta" por un mercado musical, que lo que mira es el beneficio que producirán unas ventas, independientemente de la calidad del producto (se escudan en eso de que "hay que darle a la gente lo que pide"... y la gente pide basura, fácil de digerir, pero basura al fin y al cabo)
De la misma manera que no existen personas "apolíticas" o "neutrales", ninguna manifestación artística puede ser "apolítica" o "neutral", pues el hecho de ser "apolítico" ya conlleva un pronunciamiento en contra o a favor de algo. Ser "apolítico"..., eso no existe, es dejar de lado que la política interfiere positiva o (sobre todo ahora) negativamente en todos los aspectos de nuestra vida, queramos o no. Algo me dice que estás de acuerdo con esto último.
Mi reflexión era un cuestionamiento de la necesidad de mantener vivas esas tradiciones musicales, hechas superfluas por la forma de vida actual. Yo me quedaría con la última frase de Antonio, allí en mi blog: "es necesario colaborar con la belleza con las fuerzas que tengamos". Nada más que por esa razón no deberían perderse estas tradiciones. Eso también es un posicionamiento político, en una época en la que los que sólo piensan en beneficios (para ellos) pisotean todo aquello que no es productivo o tratan de ponerle precio a lo más básico (hasta a la luz del sol, como si el sol fuera de su propiedad), mientras hablan de crisis de valores y chorradas semejantes.

Antonio Carretero

En mi opinión, si existe lo inequívoco: la bondad que existe en el hecho de cuidar, guardar y mantener vivo nuestro folclore, sería inequívoca. Digo esto porque se me hace necesario pisar tierra firme antes de adentrarme en discusiones, en las cuales, debido a la complejidad del tema, y a la subjetividad a que se prestan las cuestiones estéticas. Estoy de acuerdo en las dudas acerca de considerar en general el rock y el pop como música popular, sobre todo porque su difusión masiva está sometida al capitalismo, al lucro. Esto no sucedía en la música popular tradicional, ya que nacía directamente del pueblo con una función puramente ludica y estética. Respecto a la calidad, opino que las composiciones musicales del folklore tradicional son obras de arte, quizás, porque se han llegado a constituir en un lento proceso de decantación propio de las músicas de tradición oral, de modo que la forma ha sido lograda después de mucho ensayo-error. De modo distinto en el pop- rock actual los "artistejos" que emergen como setas solo producen obras mediocres o insoportables y se autoatribuyen un no sé qué de una pretendida originalidad. Vuelvo a repetir: "lo que no es tradición es plagio"
La verdad es que en el sistema capitalista todo es mercancía a excepción de lo que escapa a su mecánica, que o bien es residual,o bien es fundamental y el capitalismo lo aprovecha para su propia supervivencia.
(Continuará)

José Ángel Gallardo

Hola Juanma y Antonio, antes que nada, perdonad la tardanza en contestar. Antonio, he estado ojeando tu blog y tiene muy pero que muy buena pinta; entraré con más tranquilidad para disfrutarlo. Para mí la principal característica de la música popular no es un asunto de autoría, de si el pueblo la ha creado o no, sino que es un asunto de si el pueblo la escucha, la acepta y la interpreta (cantar con más o menos calidad sin una técnica ni especialización musicales elevadas) y está inscrita en el acervo popular. Por tanto, podemos considerar, actualmente, "popular" una canción de David Bisbal o la versión que realizó Miguel Ríos sobre la célebre oda de Schiller presente en la 9º Sinfonía de Beethoven (cualquier persona puede reconocer y entonar más o menos esta canción; esto no convierte a la novena sinfonía de Beethoven en su totalidad en una "obra popular"). Podemos decir que la música pop es capitalista, mercantilista, de masas, de acuerdo, pero precisamente por todo esto es música popular actualmente. Mucha música popular del siglo XVIII (por poner un ejemplo) era música que justificaba el orden social de aquel momento. Me imagino que dentro de 200 o 300 años se dirá que la música pop-rock era música popular en el siglo XX. Tampoco debemos caer en el error de considerar música popular a ciertos estilos que no lo son, como por ejemplo el flamenco, puesto que para cantar muchos palos se requiere una técnica y una especialización vocales que no todas las personas poseen. Evidentemente digo todo esto siendo consciente de que las clasificaciones y definiciones dentro del arte musical no están siempre claras, y que van variando con el paso del tiempo. Espero vuestras respuestas.

Saludos.

Publicar un comentario